Las cosquillas son un comportamiento que desde el punto de vista evolutivo nos permite aprender a proteger ciertas partes de nuestro cuerpo que son susceptibles a daño por ataques. Nosotros mismos no podemos hacernos cosquillas por la denominada copia eferente.