Si se mira a través de unos lentes, binoculares o una ventana, se ve el mundo del otro lado. ¿Cómo es posible que algo tan sólido pueda ser tan invisible? Marcos Miodownik demuestra el secreto científico detrás de los sólidos amorfos.