La física nunca deja de sorprendernos.

En esta ocasión se demostró la existencia de los cristales de tiempo, que comenzó siendo una teoría en el 2012 y que fue rápidamente refutada, siendo demostrada cinco años más tarde.