Las misiones Apolo nos dejaron un legado de bellas imágenes de la Tierra tomadas desde la Luna. Desde entonces varias sondas automáticas han mostrado el esplendor de nuestro planeta a todo color, aunque sin duda los espectaculares vídeos de la sonda japonesa Kaguya se llevan la palma.

earthmoon_square1
La LRO no dispone de una cámara en alta definición destinada a filmar la Tierra y la superficie lunar como tenía Kaguya, así que su cámara principal LROC suele apuntar al suelo, no al horizonte.