Hace unos días veíamos en las noticias cómo se había resuelto el misterio de la señal ¡Wow!, dado que un estudio afirmaba haber encontrado la causa: un cometa con mucho hidrógeno. Pero estos últimos días la comunidad científica ha respondido a este estudio, demostrando que no estaba tan en lo cierto.