Científicos de China han logrado transmitir por primera vez entre el espacio y la Tierra partículas vinculadas por la propiedad cuántica del entrelazamiento. El avance, además de confirmar el auge de China como nueva potencia tecnológica, sienta las bases para construir una nueva generación de satélites y para desarrollar un nuevo sector económico basado en las tecnologías cuánticas.
cienciatv.com
La investigación buscará cambiar la transmisión de datos actual mediante electrones para que pase a ser con fotones, haciendo imposible su rastreo.

El entrelazamiento permite transmitir información de manera perfectamente segura, porque es imposible de interceptar sin delatarse. Los usuarios potenciales de esta tecnología que blinda los secretos y garantiza la privacidad incluyen ejércitos, bancos, multinacionales y gobiernos, además de ciudadanos individuales.


La posibilidad de transmitir información con partículas entrelazadas se había demostrado ya en distancias de hasta un centenar de kilómetros a través de cables de fibra óptica o del aire de la atmósfera. Esta distancia es suficiente para enviar datos sensibles entre dos puntos de una misma ciudad. Sin embargo, la calidad de la señal se degrada con la distancia debido a la progresiva pérdida de fotones –y por lo tanto de información– en su trayecto por los cables o por el aire.


 


Transmitir la señal desde el espacio, donde apenas hay pérdida de información porque los fotones no interactúan con el vacío, permite extender el alcance de las comunicaciones cuánticas a distancias de miles de kilómetros. De este modo, se podría crear una red global de satélites de comunicación cuántica para transmitir datos delicados de manera segura entre dos puntos cualesquiera de la Tierra.


Según los resultados que se presentan esta semana en la revista Science, el satélite Mozi ha enviado pares de fotones entrelazados hacia dos ciudades de China separadas por 1.200 kilómetros. La detección de los fotones al llegar a la Tierra ha confirmado que seguían estando entrelazados sin que se hubiera perdido ninguna información en el trayecto. La distancia total recorrida por los pares de fotones oscila entre 1.600 y 2.400 kilómetros, según la posición del satélite respecto a la superficie terrestre en el momento de emitir las partículas.