A simple vista no parece un problema matemático, ¡pero lo es! 


¿Se puede colorear un mapa con cuatro colores distintos de tal manera que dos regiones adyacentes no tengan el mismo color? Vamos a salir de dudas con el famoso “Teorema de los cuatro colores”