¿Estás en el trabajo delante del ordenador, pensando en un idílico paisaje de playa y palmeras? Pues, ¡chas! Ya puedes estar en tu tumbona en un abrir y cerrar de ojos ¿O no…? ¿Es posible teletransportarse? La ciencia propone tres maneras para ello, ¿son posibles?