¿qué extraños escenarios podrían alterar drásticamente nuestro mundo y cuál sería el resultado? Sin duda alguna, que la tierra tenga dos lunas generaría varios cambios, y vamos a explorarlos.

dos-lunas_

El planeta tierra alguna vez tuvo dos lunas hasta que una de estas dos lunas, la más pequeña para ser más precisos, se estrelló contra su hermana mayor (la cual era 25 veces más pesada) en la región montañosa lunar conocida como las tierras altas lunares, según un estudio realizado por científicos de la Universidad de California, en EE. UU. El estudio, publicado en la revista Nature, tiene base en la "teoría del gran impacto", la cual dice que un objeto del tamaño del planeta Marte colisionó con la Tierra en los inicios del Sistema Solar y los elementos restantes, expulsados, se unieron para formar la Luna. La investigación sugiere que este impacto también creó otro objeto (más pequeño), que al principio compartía órbita con el satélite, pero que hace unos 4.400 millones de años, mucho antes de que hubiese vida en la Tierra, cayó sobre ésta, y quedó cubierta por una capa de corteza sólida de kilómetros de espesor.

Resultado de imagen para planeta tierra con dos lunas

Esto explicaría por qué el lado más cercano de la Luna es relativamente bajo y plano, mientras que la topografía de su cara oculta es alta y montañosa, con una corteza más gruesa, además esto concuerda con lo que se conoce acerca de la estabilidad dinámica de este sistema, el proceso de enfriamiento de la Luna, y las edades de las rocas lunares.

Bueno, sabiendo lo anterior, (y otras muchas cosas que puedes leer aquí) diríamos que la única forma en la que la Tierra hubiera soportado una segunda luna a día de hoy (vamos a llamarla Luna-2) sería si se hubieran capturado recientemente un par de cuerpos celestes que se encontrasen por sus alrededores. Esta circunstancia podría haber dejado a Luna-2 en una órbita estable en torno a la Tierra, mientras que a su vez transfiere parte de su energía cinética a su compañero, lo cual lo empujaría hacia el espacio. La gravedad de Luna-2 y su compañero habrían causado estragos durante su aproximación a la Tierra creando mareas gigantescas y erupciones volcánicas. El cielo se oscurecería con polvo y seria casi segura la certeza de una extinción masiva de gran parte de los seres vivos. Las cosas se calmarían eventualmente, sobre todo con la expulsión al espacio del compañero de Luna-2. Pero no todo son buenas noticias: la Luna-2 seguiría escupiendo lava. Los continuos cambios de las fuerzas gravitacionales debidas a la Tierra y a la luna original “masajearían” el interior de Luna-2, manteniéndolo derretido y haciendo que expulse lava a través de volcanes y grietas de su superficie. “Seria espectacular, se podrían ver los brillantes ríos de lava desde la superficie de la Tierra”. Algunos chorros de lava serían propulsados con la suficiente fuerza para escapar del campo gravitatorio de Luna-2 y caer en lo Tierra, haciendo de las noches claras un espectáculo de estrellas fugaces. Las dos lunas estarían destinadas a chocar. Mientras que las interacciones de las mareas hacen retroceder a la luna 3.8 centímetros por año, Luna-2 retrocedería más deprisa, alcanzando a la Luna original 1.5 mil millones de años después de la entrada en órbita de Luna-2 en torno a la Tierra. Esta catastrófica colisión causaría una lluvia de escombros en la Tierra que causaría otra extinción masiva. Otro de los escenarios, tiene una luna orbitando la Tierra en dirección opuesta y no en la misma dirección en la que la Tierra rota. Dada la forma en cómo nació la Luna, eso sería imposible. Por tanto, una luna orbitando en dirección contraria (nombrada Anul) solo podrá existir si hubiera sido capturada de un par de objetos celestes. La compleja iteración gravitacional entre el planeta y Anul, haría que esta última se dirigiera gradualmente en espiral hacia la Tierra, haciendo que su órbita sea mas rápida y mas elíptica aun. Mientras tanto, el ratio de rotación de la Tierra se disminuiría progresivamente a cero, antes de empezar a girar en dirección contraria. Mientras que la rotación de la Tierra va desacelerando, los días se volverían progresivamente tan largos como un año solar, causando un extremo calentamiento en la cara donde es de día y un enfriamiento extremo en la zona nocturna. Pero este ralentizamiento se produciría a lo largo de millones de años, por lo que los animales tendrían tiempo para evolucionar sus patrones migratorios hacia climas más confortables. “Podría haber vida fácilmente en la frontera, donde el sol está en el horizonte”

Como ven, ya hemos imaginado demasiado con la luna, así que ahora, queremos saber qué piensas tu sobre la hipotética de dos lunas para nuestro planeta tierra, ¡déjanos tu comentario!

  Visto en: New Scientist