En 1977, se lanzaron las sondas Voyager al espacio. Tras realizar sus respectivas misiones, prosiguieron su rumbo hacia la inmensidad del cosmos. Transportando un disco de oro, con los sonidos de la Tierra. Su objetivo: Encontrar vida inteligente.