El enorme trabajo que realiza una central nuclear es muy complejo, para enterarnos paso a paso de cuál es su trabajo y cómo se desarrolla tendremos que considerar algunos aspectos importantes: Una central nuclear es una instalación industrial que lo que hace es convertir la energía calorífica (nuclear) en energía eléctrica. Hasta ahí bien, pero ¿de qué partes consta? Bien, los diferentes medios especialistas cuentan que está formada por: Un edificio de contención, que contiene el núcleo del reactor. Una sala de turbinas, donde se realiza la transformación de la energía en energía eléctrica. Torre de refrigeración: donde se enfría el agua que se utiliza en el proceso. Siempre cerca del mar, de un río o un lago: utilizado para enfriar el sistema de refrigeración del reactor. Dentro de estas instalaciones se producen la fusión y la fisión (este es el peligroso). La fusión es el proceso mediante el cual dos núcleos ligeros (como el deuterio y el tritio), se unen para dar lugar a un núcleo más pesado, liberando gran cantidad de energía. Un proceso similar a la fusión nuclear es el que se produce en las estrellas. La fisión es la ruptura de un núcleo pesado en dos más ligeros, liberándose gran cantidad de energía. Esta energía es la que se aprovecha en los reactores nucleares para la generación de energía eléctrica. Ambas se realizan en el reactor nuclear. Después, el calor generado en las reacciones se utiliza para crear vapor de agua. Ésta se calienta por medio de unas barras de metal que están en contacto con material radioactivo. Éste vapor de agua, con su alta presión acciona las turbinas que éstas si son las encargadas de generar electricidad.