Cuando era un niño, Scott Bolton no faltaba jamás a su cita frente al televisor para ver Star Trek. Después, por la noche, observaba las estrellas y se preguntaba qué habría allá afuera. Más allá de lo que su vista podía alcanzar. Y, aunque era consciente desde muy pronto de la imposibilidad de viajar hasta lugares tan lejanos, fue entonces cuando tomó la determinación de conocer todo lo posible sobre aquellos mundos. Así pues, si hoy sabemos que las auroras boreales de Júpiter son espectaculares, se lo debemos en parte al atractivo de Mr Spock. Bolton, físico espacial e investigador principal de la misión Juno (la sonda que hace algunos días ha comenzado a orbitar alrededor del gigante gaseoso), cree que de momento -y hasta que seamos capaces de movernos con combustibles que califica de “exóticos” como la antimateria- debemos conformarnos con viajar sólo a los planetas de nuestro sistema solar. Olvidemos el resto de galaxias: hay tanto que descubrir y aprender de este grupo de planetas al que pertenece la Tierra que, de momento, debemos dejar ese más allá en manos de los autores de ciencia ficción. Y puede que algún niño fascinado hoy por las tribulaciones espacio-temporales de Matthew MacConaughey en Interestelar, inicie dentro de algunas décadas esa conquista del espacio que ahora se nos antoja inalcanzable.