En el espacio existen vibraciones electromagnéticas y pueden ser mapeadas como sonidos. Estas vibraciones electromagnéticas envían pulsos en diferentes longitudes de onda y pueden ser registradas por dispositivos espaciales de la NASA. Las grabaciones se traducen en sonidos que nuestros oídos pueden oír.