Gracias a la tecnología por haberle devuelto la voz a Stephen Hawking


Hoy, al despertarnos, podríamos sentir que el Universo está un poco más oscuro de lo habitual. Hace unas horas conocíamos que Stephen Hawking, una de las mentes más prodigiosas de todos los tiempos, nos abandonaba a los 76 años de edad. Cuando tenía 22 años, a Hawking le diagnosticaron una esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y en ese momento le notificaron que sólo tenía por delante dos años de vida. Por suerte, la ciencia también se equivoca y nos regaló 54 años más de auténtica sabiduría.
La responsable de que sus palabras sigan llegando hasta nosotros en la actualidad es Lama Nachman, directora del Experience Technology Lab de Intel. Su trabajo consiste en conseguir que Stephen Hawking, a pesar de sus limitadísimas capacidades motoras, pueda manejar el ordenador que siempre le acompaña. La plataforma diseñada por el equipo de Nachman se denomina ACAT e incorpora sensores de velocidad, acelerómetros, una cámara 3D y un software de predicción de palabras muy sofisticado que reduce las pulsaciones necesarias para escribir. Además Intel ha decidido abrir su código, por lo que todos los desarrolladores del mundo pueden incorporar nuevos elementos. Un ejemplo de trabajo colaborativo para hacer mejor la vida de las personas con discapacidad y conseguir que, tal y como se escuchaba al propio Hawking afirmar en la canción de Pink Floyd, puedan “seguir hablando”.