A 588 millones de kilómetros de aquí, se encuentra un gigante gaseoso tan grande que pesa más que saturno, Urano y Neptuno juntos. Su influencia es tan poderosa que ha sido acusado de ser el villano que ha lanzado planetas enteros al sol, pero también se le ha reconocido como el protector de los planetas interiores ya que si no fuera por Júpiter, la tierra habría sido impactada en varias ocasiones por meteoritos.