Nuestro sol es una estrella extrañamente estable, puesto que la mayoría de hermanas de sus mismas características no lo son en cifras bastante superiores a la mitad. Las estrellas tienen una capacidad de generar energía tan desmesurada que lo raro es la estabilidad, y la ciencia aún no ha sido capaz de descifrar el por qué el sol tiene un carácter tan tranquilo, lo que es una suerte para nosotros, porque la vida podría resentirse muy notablemente si estás variaciones fueran significativas. Misterios del Sol. Parte 2