Los virus infectan todos los tipos de organismos, desde animales y plantas, hasta bacterias y arqueas. Cada año cobran la vida de millones de persona en el mundo, y aunque sean microscópicos y tengan cura, la fuerza de destrucción de estos virus son devastadores.