Lo describen como “una cápsula que viaja dentro de un tubo a 1.200 kilómetros por hora”, de bajo consumo, capaz además de autoabastecerse gracias a energías limpias y con un precio asumible por la mayoría de la población. En la génesis del proyecto se encuentra Elon Musk, visionario fundador de Tesla Motors y SpaceX, dos de las empresas que marcarán la pauta de cómo será el futuro de los transportes en la Tierra... y en otros planetas.