¿Dónde está el alma? Esta ha sido una pregunta difícil de contestar. Para empezar, algunos animales ni siquiera se reconocen entre sí mismos frente a un espejo. Otros como los chimpancés, igual que nosotros, se reconocen y tienen conciencia de si mismos. Los seres humanos tenemos imaginación, emociones y memoria: éstas eran las tres facultades del alma, según el pensamiento antiguo. Ahora sabemos que el alma está en el cerebro.