Tom Shannon exhibe su escultura antigravitatoria, espiritual -- hecha de materiales simples, terrenales -- que flota y gira cual planeta sobre imanes y cables de suspensión. Es arte que se inspira en la ciencia, en su máxima expresión celestial.