El ser humano se caracteriza por ser una de las pocas especies capaces de crear herramientas. Esta habilidad ha ido mejorando a lo largo de nuestra historia, y hemos logrado crear cosas que hace años hubieran parecido imposibles. Pero... ¿dónde está verdaderamente el límite de la creación?