Para los más escépticos, aquellos que no confían en la tecnología y sienten temor ante la posibilidad de cruzarse en su camino con un camión autónomo, podríamos recomendarles ver “El diablo sobre ruedas”, el primer guión que dirigió de Steven Spielberg. Porque detrás de aquel volante había un camionero psicópata; y en casos como aquel, por inusuales que resulten, mejor encontrarse con un sistema inteligente.