La investigación sugiere que una serie de factores se unen para influir cuánto vas a vivir, incluyendo tus genes, donde vives, lo que comes, si fumas, y la cantidad de radiación UV a la que te expones. Independiente de todo eso, también tenemos un reloj biológico dentro de nuestra constitución genética. “En otras palabras”, dice el video, “estamos programados para morir.”