Todo el mundo odia a los mosquitos. Además de sus zumbidos y picaduras fastidiosos, las enfermedades transmitidas por los mosquitos como la malaria matan más de un millón de personas al año (además de matar caballos, perros y gatos). Y durante los últimos 100 años, se han vuelto muy eficientes en su trabajo; llegan a chupar hasta 3 veces su peso en sangre sin ser detectados. Entonces, ¿no deberíamos librarnos de ellos? Rose Eveleth nos cuenta por qué los científicos no están tan seguros de eso.