Cuando las moléculas chocan, pueden producirse reacciones químicas que provocan grandes cambios estructurales, ¡similares al injerto de un brazo en la cara! George Zaidan y Charles Morton lúdicamente imaginan a los sistemas químicos como concurridas calles de ciudad, y a las moléculas que chocan en su interior como si se tratara de un intercambio habitual de extremidades.