¿Se te hace la boca agua solo de pensar en una deliciosa pizza? La gran cantidad de grasas y carbohidratos que contiene activa el sistema de recompensa del cerebro. Dicho de otra forma, produce placer. Por eso resulta tan adictiva.