Dar acceso a el agua y saneamiento a las familias que viven en zonas rurales dispersas es un reto para lograr que estos servicios sean universales. Debemos trabajar para que comunidades aprendan a gestionar sus recursos, cuidando del medio ambiente y contando con el apoyo de las autoridades.