Cuando escuchas música, múltiples áreas de tu cerebro se involucran y activan, Pero cuando realmente tocas un instrumento, la actividad se vuelve más como un entrenamiento del cerebro y de todo el cuerpo. Qué es lo que sucede? Anita Collins nos explica los fuegos artificiales que se disparan en el cerebro de los músicos y examina algunos de los efectos positivos a largo plazo de este entrenamiento mental.